Más información del Libro España en el Mundo
spot_img
InicioArtículosDe Thermide a Trillo

De Thermide a Trillo

En la provincia de Guadalajara, entre la Alcarria y el Parque Natural del Alto Tajo se encuentra el municipio de Trillo, que ha crecido en torno a la desembocadura del río Cifuentes en el Tajo, y exhibe con orgullo sus cascadas y su antiguo puente de piedra.

En los alrededores del pueblo se ubica el famoso balneario de Carlos III, cuyas aguas termales son conocidas desde hace más de veinte siglos. También encontramos la moderna central nuclear destacando de forma muy llamativa sobre el paisaje mitad serrano mitad mesetario, que hace más de setenta años recorriera Camilo José Cela para escribir su renombrado Viaje a la Alcarria.

Pero hay otro lugar significativo aún más cercano a Trillo que pasa desapercibo a pesar de tener un pasado fascinante. Me refiero a un pequeño cerro acantilado pegado al pueblo y lleno de antenas de telefonía, que los lugareños conocen con el curioso nombre de ‘Capadocia‘. La primera vez que escuché nombrarlo así, me llamó profundamente la atención: ¿Qué tendrá que ver una región tan emblemática de Turquía con este coqueto pueblo alcarreño?

Cuando al fin pude investigar sobre aquel lugar y su curiosa denominación, descubrí como esta ‘Capadocia’ alcarreña nos transporta al pasado, a nuestros orígenes, hasta las raíces más profundas de la cultura española. De hecho, es seguro que hay miles de ‘Capadocias’ esperando a ser descubiertas, poblados que hace más de dos mil años dominaban la geografía de la península ibérica, plantando las primeras semillas de nuestra civilización antes de que llegarán los romanos, los visigodos, los musulmanes… y acabarán de configurar nuestra compleja identidad como nación.

La Capadocia alcarreña
Cerro de ‘Capadocia’ visto desde Trillo (Fotografía de Jesús Ochaita)
- Advertisement -

Los habitantes de Trillo saben que en el pasado otras gentes vivieron allí arriba en su ‘Capadocia’, hablan a veces de lo que podría encontrarse si se excavara un poco. Incluso piensan que tal vez sus antepasados provengan de aquel misterioso lugar, cuyo nombre oficial es en realidad Villavieja, nombre que nos da la pista sobre su genuina historia.

¿Cómo pudo ser Thermide?

Y es que hoy se cree que la Capadocia o Villavieja trillana fue un poblado habitado por los celtíberos, en concreto por los pueblos carpetanos que dominaron la zona central de la península ibérica durante siglos. Cuando uno sube a este cerro, puede observar los restos de las piedras alineadas en cuadrículas que todavía guardan la huella de las viviendas que una vez se levantaron allí. Son los mismos restos que en el siglo XVIII pudieron llamar la atención de un viajero extranjero, el cual al verlos e imaginar el poblado que una vez existió, dijo que le recordaban a los antiguos asentamientos que había visitado en la Capadocia turca. De ahí pudo nacer el nombre del lugar que luego se popularizó entre los trillanos hasta prácticamente olvidarse cuál era su verdadera etimología.

Hoy se cree que aquel pueblo carpetano pudo ser Thermide, y que con ese nombre figura en las crónicas de varios autores romanos. Y que más que pueblo fue ciudad y pudo llegar a albergar a más de mil personas en su momento de mayor apogeo. Otros estudiosos la identifican como Bursada, ciudad que aparece en otras crónicas de la misma época.

En cualquier caso, pudo ser un núcleo de población muy importante, y el río Tajo, mucho más caudaloso entonces, debió ser su razón de ser y la base de su economía, el mismo río por el que veinte siglos después los gancheros transportaban su madera, ese «río que nos lleva». De las aguas termales cercanas le podría venir el nombre de Thermide, y estas aguas habrían hecho que los romanos tuvieran un especial interés por la zona… el mismo que motivó a Carlos III a fundar su balneario.

- Advertisement -

Al igual que ocurre con el pueblo de Trillo actualmente, Thermide tuvo alrededor distintas “poblaciones satélites” que dependían de este núcleo principal, y con las que establecieron un curioso sistema de comunicación basado en una primitiva corneta cuyo eco retumbaba a lo largo del valle.

Desde sus escarpes rocosos contemplaban las curiosas montañas gemelas de las Tetas de Viana a las que con toda probabilidad asignarían un carácter mágico y divino, de la misma manera que los griegos consideraban el monte Olimpo como la morada de los dioses. Hoy estas montañas son lugar de peregrinación de senderistas y el escenario donde recientemente se batió el record Guinnes del lazo más grande del mundo en favor de la lucha contra el cáncer de mama. Los símbolos cambian, pero los deseos de trascender siguen siendo los mismos.

Balneario y Tetas de Viana
Vista del balneario de Carlos III y de las Tetas de Viana (Fotografía de Jesús Ochaita)

Los ‘thermidanos’ tenían una cultura mucho más avanzada de lo que nos podríamos imaginar. Sus ropas eran muy elaboradas y alcanzaron una gran destreza en el manejo de los tintes, ya que la riqueza en el colorido de su vestuario era un recurso para marcar la jerarquía social. Algunas de las armas que podían usar sus guerreros fueron copiadas por los mismísimos romanos como la falcata íbera.

Sus ritos funerarios fueron muy complejos e incineraban a sus muertos con madera de sabina, evitando de este modo los problemas de salubridad propios de los enterramientos. Establecieron relaciones comerciales con otros pueblos costeros, incluso con pueblos llegados de más allá del Mediterráneo como los griegos y los fenicios.

A ellos podrían haberles comprado conchas marinas para adornarse (por poner un ejemplo), y otros artículos que podrían encontrarse enterrados en este lugar si las administraciones por fin se decidieran a apoyar una excavación. De hecho, a lo largo de los años se han encontrado estelas funerarias, objetos de cerámica y otros restos pertenecientes a los distintos periodos históricos de ocupación.

En Trillo existe una asociación que lleva años luchando por la recuperación de todo este pasado: CEPAE. Ellos organizan conferencias, recreaciones históricas y otras actividades destinadas a dar a conocer todo este legado.

En algún momento de la historia, a partir de la dominación visigoda (finales del siglo V hasta 711 de nuestra era), Thermide fue abandonada, no se sabe la causa, ni el momento exacto. Y en algún momento no muy lejano a este, gentes de la Alcarria y de otros lugares se asentaron en torno al Tajo y al Cifuentes para fundar el pueblo de Trillo. No se sabe si aquellos que dejaron la colina pudieron ser los mismos que hicieron nacer el nuevo asentamiento.

Dicen los que han estudiado el tema, que los ‘thermidanos’ adoraban a una diosa y que esa adoración puede haber pervivido con otro nombre, pero con atributos muy similares, en la que hoy es la patrona de los trillanos: la Virgen del Campo. En definitiva, que los trillanos de hoy serían los herederos de aquellos ‘thermidanos’, quien sabe si incluso a nivel genético, ya que muchas familias trillanas podrían descender directamente de aquellos primitivos pobladores celtíberos.

Pueblo de Trillo
Trillo desde el cerro de la ‘Capadocia’ (Fotografía de Jesús Ochaita)

Y esta es solo una más, de entre las miles de historias similares que deben de estar escondidas a lo largo de nuestra piel de toro. De antiguos pueblos y costumbres cuyo legado se ha transmitido, transformándose en mayor o menor medida, viendo pasar distintas culturas, pero manteniendo lo fundamental: la relación con la tierra, la relación con lo divino y un carácter y costumbres heredados de generación en generación. De Thermide a Trillo hay un hilo invisible que conecta pasado y presente, un río que fluye y se renueva sin dejar de ser el mismo: ese río Tajo, ese río que nos lleva.

Enlaces de interés:

8 COMENTARIOS

  1. Como Trillano, enhorabuena por el artículo. Como decia mi abuelo «El Sacristán» te has empapado bien para marcar las bases de una investigación científica de nuestros orígenes. Bravo!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más artículos

Desde Teruel al desembarco de Normandía

De tanto vivir la Historia, descubres la misma Historia. Así de hermoso, así de claro. El fenómeno de la Reconstrucción Histórica, lo que los anglosajones llaman el ‘renacment’, también ha posibilitado descubrir episodios históricos apasionantes aquí, en España. Y no hablamos de recrear el medievo, las guerras de los Tercios o la Guerra de...

Una huella del mundo romano en España

La llegada de los romanos a Ampurias en el año 218 a.C. con motivo de la Segunda Guerra Púnica marcó el inicio de lo que se conoce como la Hispania romana. Sobre este tema tan extenso nos vamos a quedar hoy solo en unas pinceladas acerca de cómo los romanos se encargaron de organizar...

Creando al Demonio del mediodía

El 13 de septiembre de 1598 moría en El Escorial el rey Felipe II. Dejaba a su heredero, Felipe III, un imperio global con posesiones en todos los continentes conocidos y en el que de verdad se podía decir que nunca se ponía el Sol. Fue uno de los grandes reyes de la Edad...